Hace tiempo que Marko Dmitrović venía mereciendo formar parte de un equipo que jugase competición europea cada temporada. Al Sevilla FC llega como uno de los presidentes del ‘club de los infravalorados’.

Nació el 24 de enero de 1992 (29 años). Su ciudad natal es Subotica, que pertenece a la provincia autónoma de Voidovina, al norte de Serbia.

Su 1,94 metros de altura lo convierten en el segundo portero más alto de toda LaLiga, solo por detrás de Thibaut Courtois, con sus dos metros de estatura. Pertenece a la agencia de representación de futbolistas: «Idub Global», los cuales, gran parte de sus jugadores y entrenadores, pertenecen al País Vasco o a los alrededores de la zona norte de España.

En líneas generales, la temporada 20/21 ha sido la de su consagración, confirmando que no está solo apto para pelear por la permanencia, sino que está, perfectamente capacitado para un equipo como el Sevilla, el cual juega competición europea cada año.

Espectacular la parada de Marko Dmitrovic al misil de Racić. Una de las paradas de la temporada en #LaLiga, sin lugar a dudas. ✈️ #EibarValencia pic.twitter.com/0qUbOWn0dE

— Pol Alonso ?⚽ (@Polyccio8) December 8, 2020

Su segunda vuelta de la 20/21 no ha sido buena. Pero puede tener un porqué, ya que el hecho de no parar tanto, esté ayudado por una ‘caída’ en el sistema defensivo del Eibar. Si eres portero con Mendilibar, sabes que te van a llegar mucho y que vas a tener que solucionar situaciones de: tú solo contra el delantero y, muchas veces, Dmitrović, así lo la hecho. Pero no ha acompañado el estado anímico que tenía la plantilla y, seguramente, esto ha ido en detrimento de la productividad que ofrece el balcánico normalmente.

Sus cualidades:

A pesar de todo, el guardameta serbio es el claro ejemplo de que, a diferencia de en otras posiciones, el nivel medio de porteros en LaLiga Española es realmente alta. Porque, durante muchos partidos con el Eibar, ha sido el principal motivo de explicación de las victorias de los de Mendilibar, mostrando gran habilidad para los ‘uno contra uno’, exhibiendo seguridad a sus defensas, tapando los espacios entre la espalda de su línea defensiva y la portería, bien por alto, buena colocación, una gran reacción con los pies para esos tiros rasos y siempre conectado al juego, debido a la presión tan adelantada que han ido ejerciendo los de Mendilibar temporada tras temporada.

Garantizando siempre la seguridad de la clientela en el local armero.
El paradón de Dmitrović. #LaCasadelFútbol pic.twitter.com/JiqxAeGm46

— Fútbol en Movistar Plus+ (@MovistarFutbol) April 3, 2021

En definitiva, lidera y comete pocos errores. Sale pocas veces en la foto de forma negativa. Durante sus 4 años en Ipurúa, el arquero ha sido uno de los grandes argumentos competitivos del conjunto de Mendilibar.

Llega a Nervión para dar un paso más en su carrera, subiendo el nivel de la portería, teniendo ,ambos, argumentos suficientes para conseguir el puesto de titular. Más que un dilema o mala noticia para Lopetegui, parece uno de esos casos de «bendito problema».