Una final para Julen Lopetegui y un partido importantísimo el de este empate sin goles entre un FC Copenhagen que no cedió el más mínimo espacio a un Sevilla FC que mostró más solidez defensiva gracias a los canteranos y que volvió a elegir a Isco como líder necesario de un grupo que comienza a mostrar cosas buenas. Con cambios en la portería y en la medular, Julen Lopetegui afrontaba este encuentro como el de la certificación de que la dinámica de este equipo está cambiando.

Penetrar el muro danés no fue ni mucho menos sencillo. El conjunto de la capital del país del norte de Europa no perdió un solo partido en su casa en la fase de grupos de la Liga de Campeones de la pasada temporada. Esa rocosidad del cuadro local fue el principal escollo que se encontró el Sevilla FC a la hora de generar peligro en el área del ex de la Real Sociedad, el australiano Mathew Ryan. El conjunto danés, completamente encerrado atrás, obligó a los chicos de Julen Lopetegui a comenzar a armar las jugadas de ataque desde atrás para estirar así al bloque local y encontrar espacios para jugar entre líneas y penetrar la zaga.

Carmona de nuevo fue uno de los futbolistas que mejor versión mostró durante los primeros 45 minutos, llegando el equipo a volcar únicamente por la derecha las jugadas de ataque a pesar de un par de internadas de Telles en área rival. Y así llegó una de las primeras ocasiones para el Sevilla FC, con un balón que filtra Carmona a un Rakitic que disparó de primera fuertemente un balón desde la frontal del área que se marchó por poco por encima de la portería de Ryan. Una de las pocas ocasiones claras, sumada a un mano a mano que En Nesyri no pudo materializar frente a un Copenhagen que, conforme avanzaban los minutos en el electrónico, comenzaba a sentirse más cómodo y a buscarle las cosquillas a un Sevilla FC al que aparentemente se le acaban las ideas.

Los balones en largo ayudaron a un Copenhagen que, de no ser por las anticipaciones de un Kike Salas que contribuyó a que el equipo no sufriera en demasía atrás, hubiera encontrado fácilmente espacios por los costados. La ocasión más clara para el Copenhagen llegó de un tiro libre desde el balcón del área que Dmitrovic atajó magistralmente en un tiro que iba bastante ajustado al palo izquierdo del portero. Una primera parte en la que, de nuevo, el Sevilla FC fue de más a menos en un partido en el que la rocosidad del rival impidió al cuadro rojiblanco abrir el saco de los goles.

La segunda mitad no distó mucho de lo visto en el primer tiempo. El control del partido por parte del Sevilla fue más intenso si cabe. Posesiones largas que, dado el encierro prolongado del rival en campo propio, no dieron los frutos esperados. Una segunda parte que evidenció unos brotes verdes más que necesarios en este equipo. La de la solidificación de un bloque defensivo que, gracias a los canteranos, comienza a mostrar una buena imagen, firmando el primer partido con portería a cero desde que comenzara la temporada. La de la ratificación de Isco como líder necesario en este grupo, siendo de largo el jugador que más cosas buenas da a este equipo, y la de los cambios que no empeoran al equipo.

Julen Lopetegui ha salvado una nueva pelota de partido ante un rival con el que te jugarás hipotéticamente la plaza UEFA Europa League, pero tiene aún por delante una plaza complicada antes del parón de selecciones. Será en el Ciutat de Valencia donde, frente al Villarreal, se evidencie si esos brotes verdes continúan germinando o si, por el contrario, el Sevilla FC tendrá que aprovechar el parón para encontrar un nuevo líder para un grupo que ha jugado muy bien al fútbol, y del que forman parte muy buenos futbolistas que actualmente no están a su mejor nivel.

Ficha técnica

FK Copenhague: Ryan; Diks, Khocholava, Vavro, Kristiansen; Zeca, Stamenic; Falk, Jogannesson, Daramy; y Claesson.

Sevilla FC: Dmitrovic, José Ángel, Kike Salas, Gudelj, Telles, Fernando, Delaney (Jordán, 66′), Rakitic (Papu Gómez, 66′), Isco, Lamela (Suso, 72′), En Nesyri (Dolberg, 72′).

Árbitro: El colegiado bosnio Irfan Peljto amonestó a Daramy (10′), Claesson (58′), Jordán (74′), Carmona (93′).

Goles: -.