Ya es oficial. El esperado refuerzo para el centro de la defensa ha llegado. Tanguy Nianzou Kouassi se ha convertido en el cuarto fichaje del Sevilla FC en este mercado estival. El futbolista galo llega en forma de traspaso del que el Bayern de Múnich se ha reservado una parte de sus derechos, así como una posibilidad de recompra del joven central.

PUBLICIDAD

El coste de la operación, según las cifras que han trascendido en medios alemanes, alcanzan los 16 millones de euros fijos mas cuatro en variables por el 75% de los derechos del jugador, sumándose la citada opción de recompra que se reserva el conjunto bávaro. Destaca por su buena salida de balón y por poseer gran técnica, además de mostrarse tremendamente fuerte en el juego aéreo debido a sus 190 centímetros de altura. Asimismo es un jugador de un perfil muy polivalente, pudiendo actuar en el centro de la defensa y de mediocentro defensivo, tal y como destacó su entrenador en el Paris Saint-Germain, Thomas Tuchel.

NoticiasRelacionadas

Talento joven para el eje de la zaga

Tanguy Nianzou, a pesar de sus 20 años, se ha convertido en una de las promesas del fútbol francés. Antes de recalar en el Bayern de Múnich, militó en las filas del PSG desde los 15 años de edad. Tras destacar su actuación en la UEFA Youth League, recaló en el primer equipo del PSG en la temporada 19/20, separando sus caminos la campaña siguiente, e incorporándose a las filas de un Bayern de Múnich donde disputó un total de 876 minutos en la pasada campaña repartidos en 22 encuentros: 17 de Bundesliga, cuatro de Champions y uno en la Copa de Alemania. Esta temporada aún no ha disputado minutos.

PUBLICIDAD

A pesar de su juventud, cuenta ya con un palmarés de cinco títulos conseguidos: Dos Bundesligas y dos Super Copas de Alemania, y una Copa de la Ligue 1 en su única campaña al completo en el primer equipo del PSG. Una incorporación ‘made in Monchi’ la de Tanguy Nianzou al Sevilla FC que busca apuntalar una posición con serias deficiencias tras la dura derrota en la primera jornada en El Sadar ante Osasuna.