Vuelve el fútbol al Ramón Sánchez-Pizjuán en uno de los momentos más incómodos que se recuerdan entre los últimos años. A un mercado de fichajes de lo más atípico, se ha unido una especie de aroma a mal fario. Penaltis que escapan a la razón, lesiones de gravedad en el momento menos oportuno y un sentimiento de nerviosismo que se ha apoderado de la grada nervionense.

PUBLICIDAD

Los estrictos requisitos impuestos por LaLiga para regular el límite salarial de los equipos han hecho que los fichajes se hayan reducido más de lo esperado. De hecho, aún hay tres clubes del campeonato que no han podido inscribir a todos sus futbolistas. La tantas veces salvadora magia de Monchi se ha visto mermada por esta circunstancia. El agujero económico presente en la entidad ha provocado que, en lo que apuntaba a ser un año de total revolución, tan solo se hayan producido tres incorporaciones.

NoticiasRelacionadas

El Real Valladolid será el invitado al reencuentro del Sevilla FC con su afición. Los pucelanos regresan a Primera División con la ilusión por las nubes tras completar una gran pretemporada. A pesar de la derrota ante el Villarreal de Unai Emery, los de Pacheta dejaron muy buenas sensaciones en la primera parte del encuentro. El técnico llega a Sevilla con la idea de «ser descarados y valientes, vayas al campo que vayas» y con las bajas de Gonzalo Plata y Shon Weissman. Como nota llamativa, destaca la vuelta de Sergio Escudero a la que fue su casa. El que fuera capitán sevillista durante años regresa a Nervión tras firmar por el conjunto vallisoletano como agente libre.

PUBLICIDAD

Julen Lopetegui contará con todos los disponibles para el encuentro, solo exceptuando las conocidas bajas de Suso Fernández y Jesús Corona. El mejicano se lesionó de gravedad en el entrenamiento de ayer, teniendo que ser retirado en ambulancia. Los peores presagios se confirmaban y el extremo fue operado de una rotura de peroné y ligamentos del tobillo. Mínimo cinco meses, el tiempo estipulado de la baja. Ante esta tesitura, el técnico vasco confía en la llegada de fichajes en la recta final de mercado. Isco y Nianzou, el último en llegar, partirán esta noche desde el banquillo en busca de sus primeros minutos como sevillistas.

Cuando la histeria reina en Nervión, siempre asoma una oportunidad casi terapéutica para compartir el olor a drama. Ya sea con el vecino de asiento o con el camarero de algún bar. Además, siempre habrá algún jugador, a elección del consumidor, con el que sublimar esa inquietud. La varita de Monchi, única solución a los temores de una hinchada necesitada de tres puntos.