El Sevilla FC se la juega. Julen Lopetegui está en ‘la cuerda floja’ tras igualar el peor arranque de la historia de la entidad nervionense en Primera División. Principal culpable -o no- de los males por los que atraviesa la entidad sevillista, todo lo que no sea ganar ante el cuadro perico puede significar la destitución del vasco tras tres años de éxitos. El Espanyol espera, sabiendo que ha cambiado la historia de Juande Ramos y Emery cuando más discutidos estaban en el Sevilla y busca la primera victoria de la temporada en casa cuando ruede la pelota a las 16:15 horas.

PUBLICIDAD

Pese a la esperada derrota ante el Manchester City, el Consejo de Administración nervionense avisó a Lopetegui el miércoles. La reunión que se mantuvo en el Sánchez-Pizjuán por la tarde fue un ‘ultimatum’ para el técnico vasco, que recibió el apoyo de la plantilla ante la directiva por mediación de Jesús Navas e Iván Rakitic, que acudieron a dicho encuentro. Sabedores de que los frutos que pueda dar esta planificación llegarán a medio plazo y no a corto, el camino del técnico vasco podría terminar en Cornellá si no consigue la primera victoria de la temporada. Es un funambulista con la cuerda mellada.

NoticiasRelacionadas

Para obrar ‘el milagro’, la única auhttps://www.sevillafc.es/actualidad/noticias/convocatoria-espanyol-sevilla-2223sencia -además de Marcao y Corona- será la del Papu Gómez. El argentino llevaba algunos encuentros presentando un vendaje y tras el encuentro ante los citizens acabó tocado. Entra para sustituirlo Óliver Torres, fuera de la lista de Liga de Campeones, y vuelven Fernando y Lamela, que se perdieron por lesión el encuentro copero. La ausencia del mediapunta argentino es la única reseñable para Lopetegui.

PUBLICIDAD

La historia está con el Sevilla. El Espanyol es su víctima favorita y el cuadro perico ha sido fundamental para cambiar el destino de los dos grandes entrenadores nervionenses del siglo XXI. Lopetegui espera correr la misma fortuna que Juande Ramos y Unai Emery, que lograron cruzar al otro lado cuando la cuerda estaba a punto de ceder. Es su última oportunidad.